El valor de la curaduría: WH Auden

Como seres curiosos, pero más aún como habitantes 24/7 del cyberespacio, consumimos toneladas ingentes de información a diario, lo cual a veces dificulta un poco distinguir la calidad y procedencia de aquello que consumimos. A veces, incluso con la mejor intención de adaptarnos a una dieta rica en información que valga la pena, se dificulta un poco la tarea de decidir qué consumir se trate de series, noticias o literatura.

Por esta razón puede que resulte efectivo confiar en el conocimiento y la curaduría de alguien más en cuyas manos podamos dejar la recomendación de aquel material que por su contenido, calidad o temática pueda llegar a interesarnos sin que esto tenga que depender indefectiblemente del algoritmo de recomendación de una red social que podrá pegarle en dos o tres sugerencias pero después de un tiempo termina por recomendarnos cualquier cosa.

Hace varios años, con el auge de los suplementos y revistas culturales, dicha tarea de recomendación estaba reservada al crítico, que con el tiempo y producto de hacer de su práctica un ejercicio demasiado autoritario y elitista en algunos casos, comenzó a ser desatendido por los lectores que más que encontrar en él un amigo que le instruyera sobre material interesante, como el librero, veía en él la figura de un detractor del arte.

Por eso quizá hoy simpatice más la idea del curador como alguien que consume todo tipo de material y, luego de una cuidada selección y puesta a punto, comparte para quien pueda interesarle. Esta idea trabajo casi artesanal en el que prima la selección, el encuentro de valor y posteriormente la divulgación me resultó realmente interesante y se asemeja bastante a la función del crítico definida por W.H. Auden en su ensayo sobre la lectura que puede leerse en El arte de leer: ensayos litararios.

Escribe Auden:

¿Cuál es la función de un crítico? En lo que a mí respecta, puede prestarme uno o más de los siguientes servicios:

  1. Darme a conocer autores que hasta ese momento ignoraba.
  2. Convencerme de que he menospreciado a cierto autor o determinada obra por no haberla leído con suficiente cuidado.
  3. Mostrarme relaciones entre obras de distintas épocas y culturas que jamás habría descubierto por mí mismo porque no sé lo suficiente y jamás lo sabré.
  4. Ofrecerme una «lectura» de determinada obra que mejore mi comprensión de la misma.
  5. Arrojar luz sobre el proceso del «hacer» artístico.
  6. Arrojar luz sobre el arte de vivir, sobre la ciencia, la economía, la ética, la religión, etc.

(…) Lo que enfáticamente no le pido a un crítico es que me diga es lo que tengo que aprobar o desaprobar. No tengo objeción a que me revele qué autores le gustan o disgustan; de hecho, me resulta útil saberlo, porque, teniéndolo en cuenta con respecto de los libros que he leído, me prevengo de asentir o disentir de sus veredictos sobre los libros que no he leído aún. Pero que no busque imponerme su ley. La responsabilidad de lo que escojo leer es mía, y nadie en el mundo puede escoger por mí.

Y vos, ¿en qué manera crees que te puede ayudar la labor de un crítico, curador o periodista cultural? ¡Te leo en los comentarios!


Si te gusta lo que hacemos podes colaborar mediante ESTE LINK (Paypal) o ESTE LINK (Mercado Pago) para ayudarnos a crear más contenido de calidad. Muchas gracias 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: