Nick Cave sobre creatividad, imaginación y el crítico interno que todos llevamos dentro

“Para mí, la imaginación es esencialmente religiosa en cuanto va más allá de la verdad, hacia el significado. Y el significado es en sí mismo una especie de verdad libre de pruebas.”

Nick Cave es uno de los artistas más creativos e impredescibles que ha dado la música de todos los tiempos y es dueño de una profundidad de pensamiento tal que junto con Bob Dylan y Neil Young se ha convertido en uno de los escritores más prolíficos e inventivos que existen. Sólo basta elegir cualquiera de sus trabajos discográficos y leer sus canciones para descubrir su increíble capacidad para concentrar en apenas unos cuantos versos historias complejas atravesadas por un torbellino de emociones y sentimientos de los más diversos.

Tanto sus canciones como sus novelas, conferencias e incluso sus incursiones en artes varias como la pintura, el diseño o la escultura, como se evidencia en su reciente proyecto Cave Things, son reflejos de una mente inquieta guiada por un feroz instinto creativo que encuentra materia de la que nutrirse en la contemplación y reflexión constante sobre un mundo repleto de matices y complejidades que aguardan por ser descubiertas y exploradas.

Sin embargo, como todo artista en su lucha diaria por exteriorizar de la mejor manera la marea de pensamientos y sensaciones que se revuelven en su interior, no es ajeno a los desafíos que implica poner en práctica su creatividad y plasmar en la realidad sus ideas y ocurrencias.

Pese a ello, Nick es alguien que toma muy en serio el trabajo artistístico y tal como el ofinista que se dedica al papeleo de 9 a 5, él también dedica su buena cantidad de tiempo a sentarse a conectar ideas y producir su obra, ya se trate de la letra de una canción, un libro o una idea que terminó por adquirir su forma en un trozo de arcilla.

En su genial newsletter The Red Hand Files en el que responde preguntas y cartas de sus fans desde hace más de dos años habla de todo y se ha expresado especialmente respecto a aquellas cuestiones que más inquietan a los artistas en general. A continación los fragmentos más destacados acerca de qué es la imaginación, como ejercitar la craetividad y evitar el tan molesto e invasivo crítico interno:

“La creatividad no es algo que pueda desaparecer. El impulso creativo es simplemente la estrategia usada para atrapar las ideas. Hay ideas en todos lados y las habrá por siempre, preparadas para que tú estés dispuesto a aceptarlas. Esto implica cierta responsabilidad hacia el proceso artístico. Hay disciplina, rigor y preparación involucradas. Debes probar que eres digno de la idea.”— Red Hand Files #9

Rara vez me he sentado en mi escritorio con algo que decir más que ‘Estoy preparado’. El sentarse es lo primero, alerta a las posibilidades. Sólo después de esto la idea se siente libre para establecerse. Se asienta pequeña y tentativamente, luego, a través de tu imaginación activa, puede creacer hacia algo mucho más grande. El sentarse preparado para la llegada de la idea a veces puede tomar un largo y ansioso tiempo. ¡Pero no debes desesperar! No me he encontrado nunca en una situación en la que la idea se negara a llegar si la mente está previamente preparada.

Mientras estés en este estado de preparación, sé aquello que quieras ser. Si es ser escritor, entonces escribe. Inicialmente el flujo de consciencia está bien. Escribe sin prejuicio y sin auto condenarte. Escribe de manera juguetona e imprudentemente. Incluso si lo que escribes inicialmente aparenta tener poco valor, continúa, porque aquella idea que vale la pena se ha despertado y se mueve hacia ti, respondiendo a tu demostración de intención.” — Red Hand Files #9

“Crear arte implica agrandar el mundo y su alcance, y tiene más que ver con el acto de crear que con la creación en sí misma. Cualquier cosa que nos anime crativamente de manera positiva, ya se el diseño de una gran maravilla arquitectónica o el Big Bang en el dibujo de un niño, es una recreación de la historia de la creación original. Más allá de que nos demos cuenta o no, hacer arte es un encuentro religioso, ya que son nuestros intentos de crecer más allá de nosotros mismos los que energizan el alma del universo.” — Red Hand Files #131

“Siempre he sentido horror de ser encasillado en una identidad determinada y en una opinión infexible, porque esa lealtad a una única personalidad puede implicar la muerte de la creatividad.

(…) Esta falta de cohesión nos previene de ser esclavizados por absolutos -qué es verdadero, qué no lo es, cuál es la forma adecuada de ser y cuál no la es- y nos permite abrazar ideas contradictorias al mismo tiempo.

Para una artista, especialmente un escritor de canciones, esta posibilidad de estar abierto a la influencia, el rechazar una única personalidad, nos da la libertad de expresarnos de formas contradictorias. Cuando pienso en los artistas que han tenido el mayor impacto en mi, esta fluctuante y desordenada identidad, la necesidad de reinventarse a sí mismos, es lo común a todos ellos. Creo que es eso lo que busco en un artista, la habilidad de cambiar, de crecer, de confundir.” — Red Hand Files #99

“Vivir es en parte sufrir. No puedes crear sin sufrimiento porque no puedes vivir sin sufrir.” — Red Hand Files #81

“Crear arte es una forma de locura – nos deslizamos profundo dentro de nuestra singular visión y nos perdemos en ella.” — Red Hand Files #79

” (…) el crítico interno del cual hablas no eres más que tú mismo. La verdad es que cuaquiera que esté tratando de hacer algo que valga la pena, especialmente algo creativo, tiene ese crítico sentado en su cerebro, un hombrecito que toca una pequeña y horrible trompeta y sólo sabe una canción – la canción dice algo así como ‘no eres lo suficientemente bueno, ¿para que molestarte?. Ese maldito gnomo está lleno de mierdo y es, en palabras del autor Sam Harris, ‘Un imbécil.’ El enemigo de la inspiración, esa atroz voz interna demanda que te alejes cualquiera que sea tu vocación superior, que te conviertas en la versión barata y de segunda de vos mismo. Como tu personal detractor, es muy persuasivo en su cometido. Muchos de nosotros lo escuchamos, muchos aceptamos su mensaje y muchos levantamos la manos y nos rendimos. El problema es que esa voz interna, ese monstruito, sos vos.

El acto crativo es una acto de guerra – pero por mucho que este crítico interno sea tu adversario, también es fundamental en el proceso creativo. Es con lo que toda persona está peleando todo el tiempo – estamos en perpetua lucha con la versión inferior de nosotros mismos. Perder la batalla implica convertirse en la encarnación del hombrecito. Derrotados, no hacemos más que sentarnos a juzgar perpetuamente al mundo, mirando ociosamente como se prende fuego. Por más cruel que pueda ser esta lucha con nosotros mismos, es este mero conflico el que pone la sangre en el arte, las lágrimas también, y grabas prundamente las cicatrices de esta batalla dentro de la obra misma.

El mundo, con todas sus fallas, es un extraordinario experimento dentro de la desenfrenada imaginación humana. Existe porque hubo gente que tuvo el coraje de seguir una idea – aquellos que resistieron la voz interna que decía ‘No vales nada. ¿Para qué molestarte?’

(…) La lucha contra esa fuerza oscura dentro nuestro es la fragua en la que se forma el verdadero arte.” Red Hand Files #33


Si te gusta lo que hacemos podes colaborar mediante ESTE LINK (Paypal) o ESTE LINK (Mercado Pago) para ayudarnos a crear más contenido de calidad. Muchas gracias 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: